___
    _
    PILAR IGLESIAS DE LA TORRE
    _
    Poemas
    _
    _
    Razón de búsqueda
    _
    Visitar la soledad
    como se visita un paisaje en agonía
    o el llanto de las hayas en otoño.
    _
    ____Puede tentarnos
    la dulce sábana del beso 
    o el cobijo de la pupila por la noche. Pero,
    hay caminos que han de andarse 
    aun sin brújula, 
    y vocales
    que sólo podemos encontrar, si nos callamos.
    _
    Sin duda,
    no es el resultado de la guerra
    el plato estrella del menú, sino
    el hilo del ovillo que nos forma,
    razón de búsqueda, pelvis
    a beber entera
    como charco oceánico del yo.
    _
      (De Alpinista, 2006)
    _
    _
    _
    El mordisco de la muerte
    _
    Es frío y no otra cosa,
    este desasosiego del alfanje
    que cruje en la alcancía. No es transparencia, el hielo
    aunque parezca,
    sino de una impenetrabilidad marmórea
    que hace al abismo, más abismo.
    _
    ____Ni aún dejándose las uñas,
    se desnuda del todo, uno. Porque, el labio
    sólo es puerta,
    como desvanecimiento a lo inalcanzable, 
    y siquiera los insectos,
    consiguen digerirnos. No hay símbolo
    en el suspiro del absoluto térmico.
    ____Acá,
    ceremonia
    del mordisco de la muerte 
    o polígono tintado en ketamina.
    _
      (De Bisectriz para un adentro, 2006)
    _
    _
    _
    La estirpe de la ruina
    _
    Nada tan desnudo 
    como la placa base de un ordenador rendido.
    Nada y, sin embargo, permanece a la intemperie la reseña
    o esa encrucijada inextricable del metal,
    a menudo, tan insólita.
    Conoceré, decían, el tacto de la desolación
    en su empapar prolijo y la pregunta extinta al nacimiento.
    He aquí la ceremonia cuántica
    de una vértebra de cobre, exangüe, hemolizada.
    _
    Extraño dormitorio el veredicto inquebrantable
    de la depilación del ser
    en la midriasis quieta de un alambique experto.
    Porque, no hay herejía en vidrio
    para la objetividad electrolítica,
    ni catión que no acostumbre, a morir el límite.
    _
    Se me acabaron los pasos, el monólogo y también, 
    la adolescencia
    que siempre crees, sea la espiral. Incluso, mencionar el trébol
    en el epígrafe transcrito del léxico binario.
    Apenas si recuerdo del teclado, la niñez,
    y hace días de la liturgia en fa
    de todas las tangentes, desvistiéndome.
    _
    Extraña, sí, la estirpe inextinguible de la ruina
    dando pie a la cizalla. Nada, el naufragio,
    ni el lívido algoritmo del Alzheimer.
    _
      (De Bisectriz para un adentro, 2006)
    _
    _
    _
    Diadema abierta
    _
    Tan sólo, la estrategia vital del entenderse,
    como fluir del agua en el arroyo. Algo así,
    aliado en los suburbios
    que enseñan la calcita en las geodas,
    siquiera interrogante en contraluz, a la aventura del pie,
    infectado de trofismo.......Se contrae la noche,
    volatilizando idiomas,
    cuando el árbol de decisión de los segundos,
    prende vuelo a Betelgeuse, y es captura la ciudad del telescopio,
    como diadema abierta, a la integral del horizonte.
    Ruta descalza que crepita,
    apurando los latidos y la acequia......Un sin saber,
    en sincrética epopeya, de rendición y búsqueda.
    Sin duda, pueden ser los espejismos, convergencia,
    y epígrafe logístico, sobre el que tender los puentes.
    Tan sólo, plantear bisagras
    y dejar al oído, al reclamo de la aurora.
    _
      (De Hacia ti, 2006)
    _
    _
    Aleación de música
    _
    Se desahoga el cielo
    multiplicándose en tinta sutil que se diluye
    en sierpe clandestina de suspiros. Y es el ansia
    de robar protagonismo, a los elfos que se esconden
    tras la puerta mágica del sueño....Extraña forma
    de acercar el pensamiento y sentir vocablos mudos
    sobre el hilo que pliega y despliega la distancia.

    Aleación de música lejana, en susurro vocalizas,
    para el marchamo identificativo de mi nombre,
    adjetivándose la piel, de un mordisco de poniente.

    ____Habitas el berilo de las nubes,
    en un por si hoy, humedecen el alma los sintagmas
    y mece la isobara su ternura, en el parpadeo de la atmósfera.
    Tan añorado el clima del abrazo,
    que teje el viento tu postura, arenándose y ciñendo,
    como un etcétera cristalino, los paisajes. Mientras,
    recuerdo de qué está la noche urdida,
    en la última luz de la farola. Ya es el alba.

    Corsario del enigma, el espacio me devuelve los apenas
    en un salivar el símbolo
    desde la altísima circunscripción de los anhelos,
    desmigándose...........Acuarela en súplica
    rezando al pie, de un desbordado parabrisas.
    _

      (De Hacia ti, 2006)
    _
    _
    _
    En el cenit radiactivo
    _
    Desdibuja contornos el vaho del espejo,
    presagiando el enredarse de los átomos
    en una disolución de atmósfera.....Y bordea
    el plexiglás elástico,
    la periferia de la frase, asomando con lascivia
    el ojo viscoso del polímero
    como para amoldarse
    a la ignota orografía de un rayo gamma....Corpúsculo-vapor,
    púrpura onda,
    septentrional desde el comienzo, su derramarse,
    en la almenara osada de la boca.
    _
    ____Vaivén acristalado,
    el diálogo tangente en la penumbra,
    cautivo ya el sextante
    en el caos sistémico
    de la interacción molecular,
    sembrada de antemano en la mirada.
    _
    ____Antropólogos dirán,
    qué fue el gesto tatuado del paisaje
    y la travesía lingüista del sudor
    que derritió aquel diccionario, justo
    en el punto de fuga
    de la geoda subterránea
    o la subducción tectónica
    del lenguaje corporal de los latidos.....Aventura el tú,
    cuando es misterio, fusión el orbital,
    en el cenit radiactivo de la nova.
    _
      (De Arco voltaico, 2006)
    _
    _
    _
    El violín de los suspiros
    _
    Hay, a veces, letras prohibidas 
    en el índex del aliento. 
    Son orfandades de alfabeto 
    sin patria ni destino. 
    Dolores de ligamento roto 
    al pronunciar tu nombre. 
    _
    ____Una vuelta de tuerca más 
    en el potro del consciente 
    donde las esquirlas son esquinas 
    de meridiana claridad en lo afilado. 
    _
    ¿Qué ciclamen, qué azalea 
    podría sustituir un verbo? ¿Qué 
    vuelo, qué gaviota, 
    surcar renglones censurados? 
    _
    Dejo desnudo el hombro de ternura 
    y perdida en el semicoma de tu ausencia, 
    caliento la frialdad de mis cenizas, en un por si, 
    de síntesis antigua, 
    que exteúna el pretérito, hasta agonía. Es 
    un declive, quizás lluvia, entrecejo de obsidiana, 
    para santificar el ingrediente 
    en el berilo húmedo del párpado, 
    cuando, en el cenit de la noche, 
    acá de los huesos verdaderos, 
    agudo, atraviesa 
    el violín de los suspiros.
    _
      (De Cardiopatía isquémica, 2006)
    _
    _
    _
    Electrólisis visceral
    _
    Osadía transitar por la linde cimera del abismo
    en la asunción consciente, del diedro que germina
    en cada coma del momento.
    Osadía pernoctar la incógnita intangible
    del biotopo ético, siendo esquema orientativo
    gestado en su propia recombinación mutante.  Y digo más:
    ya transformar en bisectriz, 
    la opción de equivocarse o voluntad de tintar 
    la visión estereoscópica como mal menor agazapado,
    sacrificando a la estrategia, la implementación de lo posible. Sí.
    _
    Entonces, sortear las corrientes subterráneas 
    de la devastación total de las defensas,
    es secuencia ya sabida, como itinerario a digerir
    mientras sufre de anemia, la estructura fundamental que habitas.
    Cárdeno homicidio, la decapitación de alguna letra
    y electrólisis visceral, el picaporte cotidiano
    al crótalo inflexible de las variables a tu alcance.
    _
    Si Numancia fueras, algún bardo futurible
    sembraría de estrofas las canciones, cual troquel-huella
    en el patrón de referencia de los Ítacas. Más oscuro,
    mugriento y mutilado, el fenotipo escogido en el silencio.
    Pero, son tus manos las que tienes, y un aquí y un ahora
    en la unidad temática del cálculo. Estricto desarrollo
    en engranaje a largo plazo. Por eso en la perplejidad, rubrico 
    el álgido exanguinarse de las cavernas interiores,
    mientras grano a grano, sedimente, el punto primero en espiral
    aunque despierten las jaurías y volatilice el láser
    el mapa que, al comienzo, escogiste por tu cuenta,
    en la orografía de seísmo conocías, era el filo de navaja. Porque,
    no hay pen drive para estos casos
    que logre definir la conjunción de fuerzas
    del menú íntegro del cosmos, ni dato seguro de la órbita,
    sinopsis de equilibrio y cohesión
    en la que, cualquier mirada, pueda llegar a ser mirada,
    sin morirse.
    _
      (De La leche de los pechos, 2007)
    _
    _
    _
    Los senderos del consciente
    _
    Envejecí otros cien años
    en el instante mismo de mirarme
    y de saberme.....Un pie en el círculo que recorre
    360º de arenisca
    como bucle de reentrada al disco duro. Ni 
    el pormenorizado compendio
    de la sabia complejidad de la teoría de Maxwel, ni
    la imantación más potente de un moderno electroimán,
    consigue desviar el rumbo un ápice,
    hacia el agujero negro de insaciable arquitectura,
    acuñado al pasaporte que llevo en el bolsillo.
    _
    Expedido el pentagrama,
    ya en el  horizonte de sucesos 
    en el que el ayer es imposible, desdigo
    sin decir, ese ciclo de Krebs inconfundible,
    depredador voraz de mi energía......Si fue motivo
    el punto cero de mi estrella, o fue pronombre
    de una ley probabilística......¿Qué del pecho,
    la cresta cimera que asume
    la visión de las deidades?
    _____________________¡Oh, platino indestructible
    que atraviesas los pezones sin mirarme,
    instalada en tu furor estoy ausente!......Acaso 
    el crepúsculo deje su cíclica osamenta
    y espire la epidermis, el cansancio. Pero,
    es difícil enfocar, cuando se desconocen las medidas
    y bien es cierto, escarpados son
    los senderos del consciente.
    _
      (De R.M.N, 2007)
    _
    _
    _
    Brocal del ser
    _
    HHubo un tiempo en el que todo era umbrío,
    en el que la rotativa del diario 
    era temblor y sangre y el engranaje chirriaba
    en ausencia del mágico áloe que tiñe de añiles las espumas.
    Hubo un tiempo de silencio y de orugas dormidas. Un tiempo de cal y canto
    y murallas eternas.
    _____________________Los años sucumbieron
    y la trazabilidad del agua refleja el poder de la gelifracción
    allá donde las piedras caducan poco a poco como cúspide,
    mientras el éter con su beso en las mareas, cincela constante
    la agonía del mar. 
    _____________________Nada puede secuestrar la vectorialidad de los relojes
    ni sugerir convalecencia diacrónica
    siquiera en el desmenuzarse eterno del abrupto cantil, cuando se baña.
    Insumiso el epicentro de la geomorfología
    transcribe el criptograma clave
    como potencia logística para el hábitat
    del dialecto del carbono que nos forma. Así, el continuo fluir de los espíritus
    aún en el aquelarre de la noche, nace estancias clandestinas
    para un poliédrico país, de arquitectura nueva. Inconscientes, las esporas
    germinan como hidra del arcaico yo......subliminal epígrafe
    sobre el que levantar un continente.
    _____________________Palidece al violeta,
    la meteorología circunscrita al Holoceno
    en axioma incrustado a la gramática, amaneciendo el cauce
    para el número aquél de móvil que hibernó sin darnos cuenta.
    No hay entonces polaroid tabú para este idioma
    que en su plasticidad se reconoce 
    ADN indiscutible, consciente e inquebrantable de su soberanía.
    Ya pueden, sobre el pergamino de los años, desafiar chantajes 
    en eléctrica ortogonal serpiente o converger alevosías
    de oscura procedencia, que
    cuando la respiración es sudor y latido, travesía y voluntad,
    no hay cimiento más cimiento para esta atmósfera
    que en su efímera existencia, reivindica el brocal del ser, hasta que acabe.

    El tacto de una sábana, la humedad de un poro libre,
    las feromonas recorriendo secretos orbitales, la embriaguez electa
    del enigma del jazmín sobre las manos o la mística del aire
    en pátina apenas perceptible, es lo que trueca el invierno en primavera
    cambiando el tiempo subjetivo.
    _____________________Detalle de alfabeto
    que traduce el manual en braille despertando
    las crisálidas mudas y el atardecer. Un solo de violín sobre la almohada,
    y el artefacto lubrica las rendijas de la construcción del uno mismo
    en destierro permanente de la umbría soledad, umbría voz, umbrío roce.
    _

      (De Pentagrama de horizonte, 2008)
    __
_
__
Regrese a la página inicial de PILAR IGLESIAS DE LA TORRE
__
_
Diseño web - Copyright © 2005-2011_Asociación Canadiense de Hispanistas
Texto - Copyright © 2011_Pilar Iglesias de la Torre._Todos los derechos reservados
 
Página puesta al día por_Felipe Quetzalcoatl Quintanilla_el 9 de mayo de 2011
_
_
_
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters
__
**Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)
_